Tramite de RFC

El tramite de RFC hasta hace no mucho tiempo era algo que pocos mexicanos querían completar. No sólo porque el llevarlo a cabo era un proceso largo y laborioso, sino porque las autoridades fiscales ponían ciertas “trabas” a la hora de elaborar la Cédula de Identificación Fiscal.

Por suerte, ahora el SAT (también conocido como Servicio de Administración Tributaria) posibilita el que los ciudadanos se inscriban utilizando la web. De esa manera, la obtención del RFC con homoclave es veloz y altamente confiable.

Año con año, el fisco ve con buenos ojos como es que el añadir la preinscripción por internet, le ha traído un mayor margen de recaudación de impuestos. Por ejemplo, en el año en el que empezó a funcionar el formulario virtual, más de 800,000 personas se “dieron de alta” usando solamente este sistema.

Uno de los motivos fundamentales por los que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público le pidió al SAT que habilitara la plataforma para inscribirse de manera remota, fue el hecho de que en los últimos años ha aumentado el empleo informal.

Las razones de la presencia de este fenómeno son muchísimas, comenzando por la falta de vacantes en las organizaciones públicas y privadas. Otra causa por la que las personas prefieren ofrecer sus productos y/o servicios en la vía pública es porque desafortunadamente el salario mínimo no cubre las necesidades básicas de los ciudadanos. Aunque ese no es el tema que nos interesa abordar el día de hoy.

El caso es que con la llegada del Internet, se pueden almacenar muchísimos datos a gran velocidad, sin que el hombre tenga que intervenir en ese procedimiento.

Por otro lado, se determinó que uno de los mecanismos que posibilitaría el que muchas personas que desean emprender un negocio propio lleven a cabo el proceso de cálculo de RFC, es el cobro de una cuota fija de impuestos.

Dicho de otra manera, los contribuyentes menores están obligados a pagar periódicamente una cantidad establecida en base a los ingresos totales que recibe durante el año fiscal.

Lo que se intenta llevar a cabo con esto es que cada vez haya más microempresas que a su vez permitan el acomodo de personas desempleadas en un lugar en donde no solamente reciban un salario justo por su trabajo, sino que también cuenten con las prestaciones de ley que marcan las leyes (seguro médico, vacaciones etc.).

Si tú aún no has tramitado tu RFC, te sugerimos que antes de que lo hagas, entres al portal oficial del SAT, puesto que ahí encontrarás varias guías que te servirán para completar esa tarea invirtiendo el mínimo esfuerzo.

Un complemento que te será de suma utilidad para poder visualizar todos los contenidos que se tienen almacenados en este sitio, es un lector de archivos PDF. El más conocido del mercado es el Adobe Acrobat Reader. Puedes encontrar una versión gratuita de este software totalmente en español, si accedes a la web de esta empresa.

El programa se instala sólo y además cuenta con un tutorial para que aprendas a utilizarlo en poco tiempo como todo un experto.

Otros recursos web que se encuentran en la página del SAT, son los vídeos informativos. Inclusive algunos de ellos se encuentran subidos a YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *