Infracciones al Registro Federal de Contribuyentes

Infracciones al Registro Federal de Contribuyentes

El Código Fiscal de la Federación en su texto normativo establece las infracciones y tipos al Registro Federal de Contribuyentes, lo cual es de suma importancia debido al carácter que revierte.

Recuerde que es vital conocer la ley y cumplir con los preceptos en ella señalados para evitar incurrir en cualquier falta o delito que pueda acarrear penas pecuniarias o corporales. Así mismo, debe tener en cuenta que a partir de la edad de contribuyente legal, todos están obligados a participar de los registros a que dé lugar, como en el caso del RFC y a conocer los deberes tributarios.

Así usted no tenga una empresa o persona moral, pues el registro debe ser realizado por personas físicas también, quienes perciban remuneración por un trabajo realizado.

¿Cuándo se comete un quebrantamiento al RFC?

En tal sentido, el artículo 79 ejusdem instituye las que son descritas como infracciones al RFC, tales como no inscribirse (no solicitar la inscripción) cuando se está obligado a ello o hacerlo extemporáneamente, salvo cuando la solicitud se presente de manera espontánea; no presentar solicitud de inscripción a nombre de tercero cuando legalmente esté obligado a ello o hacerlo extemporáneamente, salvo cuando la solicitud se presente espontáneamente.

Más adelante menciona también como infracción el no presentar avisos al registro o hacerlo extemporáneamente, salvo cuando la presentación sea espontánea, así como no citar la clave del RFC o utilizar otras no asignadas por la autoridad tributaria en todo lo que respecta a declaraciones, avisos, solicitudes, promociones y otros que se presenten ante las autoridades fiscales y jurisdiccionales, habiendo obligación.

Por otra parte, constituye infracción al RFC autorizar actas constitutivas, fusión, escisión o liquidación de personas morales sin haber cumplido con las obligaciones que correspondan al mismo. Siguiendo en ese orden, es sancionable así mismo señalar como domicilio fiscal a un lugar distinto del que corresponda.

En cuanto a los asentamientos del RFC, el no hacerlo o realizarlo de manera incorrecta en las actas de asamblea o libros de socios o accionistas, el número de registro de cada uno; en las escrituras públicas en que consten actas constitutivas y demás actas de asambleas de personas morales cuyos socios o accionistas deban solicitar su inscripción en el RFC; no verificar que la clave del registro aparezca en las actas de asamblea cuando los socios o accionistas no concurran a la constitución de la sociedad.

Como se puede observar, son procedimientos sencillos que no revierten mayor dificultad, pero cuyo incumplimiento acarrea consecuencias importantes.

Cabe recordar que las sanciones no son solo de carácter pecuniario o corporal (prisión), sino que recaen paralelamente en la empresa de su propiedad, pues si como representante de la persona moral se encuentra en prisión por delito fiscal, la reputación de su organización puede verse comprometida.

El cumplimiento de estos preceptos jurídicos tributarios es sencillo y hacerlo le evita muchos inconvenientes a futuro con la Administración Tributaria. Las infracciones también quedan en el registro, lo cual no favorece el récord del contribuyente. Para el goce pleno de los derechos que tutela la ley, deben observarse sin excusas principalmente los deberes y obligaciones con el Estado y así tener facultad de exigir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *